Combustibles solares, una tendencia para el futuro

por | 29 marzo, 2019
Combustibles solares, una tendencia para el futuro.

Las energías renovables convencionales aún no pueden acomodar la generación a gran escala de combustible de transporte. Una de las vías más prometedoras para la transformación de una economía de transporte actual reside en el descubrimiento y aprovechamiento de nuevas rutas en la generación a gran escala de combustibles de hidrocarburos renovables.

Una de las alternativas más mencionas son los combustibles solares, los combustibles solares son combustibles químicos producidos con el sol, a diferencia de los paneles fotovoltaicos que producen electricidad, los combustibles solares ofrecen una alternativa limpia al carbón, el petróleo y otros combustibles fósiles.

¿Qué son los combustibles solares?

Un combustible solar se produce a partir de la luz solar a través de la fotosíntesis artificial, imitando lo que la Madre Naturaleza ha estado haciendo durante miles de millones de años. Muchos químicos e ingenieros químicos están trabajando para hacer que los combustibles solares sean una opción viable en el futuro.

Estos combustibles renovables son clave para los sistemas de energía sostenibles en el futuro, como un medio de almacenamiento potencial en el sector energético. También pueden proporcionar bloques de construcción ‘verdes’ fundamentales para la industria química.

Investigaciones en torno a los combustibles solares.

La investigación en combustibles líquidos derivados de la energía solar, o combustibles solares, tiene como objetivo fabricar una gama de productos que sean compatibles con la infraestructura energética actual, como la gasolina, el combustible para aviones y el hidrógeno. El objetivo es almacenar la luz solar en forma líquida, superando convenientemente la naturaleza transitoria de la luz solar.

Creación de combustibles solares.

El primer paso para crear combustibles solares hechos por el hombre es descomponer las moléculas de CO2 y  H2O, a menudo en monóxido de carbono (CO) o carbono e hidrógeno (H2). No es una tarea fácil, ya que, estas dos moléculas son muy estables, y, por lo tanto, este paso requiere una cantidad sustancial de energía suministrada por la luz solar, ya sea directamente en forma de fotones o indirectamente como electricidad o calor.

Este paso es a menudo el componente más crucial del proceso y representa el mayor obstáculo para la comercialización de tecnologías de combustible solar en la actualidad, ya que, define en gran medida la eficiencia del proceso general de producción de combustible y, por lo tanto, el costo.

Si bien los combustibles solares representan una esperanza futura, aun queda un largo camino por recorrer, y cada día se lograr mayores avances en esta área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.